Turisme Ulldecona | OLIVOS MILENARIOS
16009
page-template-default,page,page-id-16009,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

OLIVOS MILENARIOS

Testimonios vivos de nuestra cultura
El aceite de oliva es uno de los elementos claves para entender la esencia de la cultura mediterránea, que desde hace más de dos milenios ha sido cultivada por todas las culturas que se han ido alternando en nuestras fértiles tierras. Es, además, el único vestigio vivo que contempla nuestro particular “Paseo por la Historia” y que conforma un auténtico paisaje cultural milenario. Con la llegada de los comerciantes griegos y fenicios del Mediterráneo Oriental, se documenta la introducción del cultivo del olivo. Fueron los romanos, quienes aportaron grandes novedades al cultivo del olivo y, la Península se convirtió así, en el mayor productor de aceite de oliva de todo el Imperio. Los siguientes en dominar el territorio fueron los musulmanes, aportando nuevos cultivos y mejorando los ya existentes con nuevas técnicas y sistemas de regadío revolucionarios. La Reconquista cristiana que llegó en el S. XII, no representó grandes cambios en las costumbres agrícolas y alimentarias. Lo mismo se puede decir de la consideración y el cultivo del olivo durante la Época Moderna y Contemporánea hasta llegar a nuestros días. En las Tierras del Sénia y, en Ulldecona en particular, encontramos la mayor concentración conocida de Olivos Milenarios de todo el Mundo. La partida del Arión en Ulldecona, con unos 400 ejemplares inventariados y, dos de ellos declarados “Árboles Monumentales” por la Generalidat de Cataluña, constituye una de las muestras más auténticas de cómo la agricultura tradicional milenaria ha superado el paso del tiempo y se ha fusionado con el medio y el entorno tradicional, por lo que ahora, en el siglo XXI, se nos hace casi imposible concebir un paisaje sin esos recuerdos vivos de nuestro pasado y nuestra cultura. Dentro de esta partida se encuentra el Fondo del Arión donde, desde el año 2011, se encuentra el Museo Natural de los Olivos Milenarios del Arión, que permite contemplar y disfrutar de 35 ejemplares de verdaderas esculturas vivientes de grandes cepas y formas retorcidas, fruto del paso de tiempo y las cicatrices que éste deja en la corteza. Ven y déjate seducir por la autenticidad de un patrimonio singular a través de nuestros guíajes personalizados y, prueba “in situ”, el fruto de nuestra cultura mediterránea, gentileza de la familia Porta y Ferré de la Galera, propietarios del Fondo del Arión. Además, según un reciente estudio, de la Universidad Politécnica de Madrid que ha sido financiado por el Grupo Banco Santander, La Farga del Arión I, tiene 1.702 años y eso la convierte en el olivo más antiguo de todo el estado español y del mundo, según palabras del catedrático que ha llevado a cabo el estudio, el Sr. Prieto.