CONJUNTO RUPESTRE “ABRIGOS DE LA ERMITA”
15994
page-template-default,page,page-id-15994,bridge-core-2.1.5,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-20.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

LAS PINTURAS RUPESTRES
Las Pinturas Rupestres de la Sierra de Godall, declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1998, configuran uno de los conjuntos más importantes de Arte Rupestre Levantino de toda la Península Ibérica pintado, en algunos casos, hace más de 8000 años en un periodo post- paleolítico.
La mayor parte de las pinturas encontradas hasta ahora corresponden al llamado arte levantino. Tan sólo en las paredes de la Cueva Oscura – espacio conocido como Abrigo IV – encontramos figuras esquemáticas y abstractas.
Las pinturas levantinas de la sierra de Godall manifiestan un mundo de creencias o de relatos míticos relacionados con la caza, y donde participa una parte de la sociedad, los posibles héroes o personajes legendarios, las divinidades, los especialistas encargados de llevar a cabo los rituales y las diversas especies de animales propias de la zona. Los escarpadas ricos debían ser un escenario perfecto para la captura de animales. Además, probablemente el lugar se utilizaba como lugar de reunión y de celebración de determinados ritos.
La pintura se convirtió así en un medio de comunicación; marcaba los puntos más significativos o lugares “sagrados” donde se llevaban a cabo ceremonias y, a la vez, permitía mantener las tradiciones, parte de la memoria histórica y los valores culturales de los pobladores de este territorio.
El hecho de que las escenas de caza sean habituales en las pinturas hacen pensar que las debían pintar grupos humanos que tenían como medio de subsistencia la caza y la recolección. Para las especies animales representadas sabemos que las pintaron del 7000 al 2000 aC. Dentro de aquella época, se desarrollaron en este lugar otras comunidades que practicaban la agricultura y la ganadería, con las que, tal vez, debieron tener contacto. Seguramente, la comunidad de cazadores-recolectores de la sierra de Godall se debía desplazar periódicamente a lo largo del año por todo este territorio.
A lo largo de los casi 500 metros que ocupa el conjunto de arte rupestre de la sierra de Godall, podemos ver más de 400 figuras distribuidas de una manera desigual en los diversos abrigos. Actualmente, los guíajes se llevan a cabo en el Abrigo I y IV.

EL CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE ARTE RUPESTRE “Abrigos de la Ermita”
Ante la dificultad de poder acceder a la mayor parte de las pinturas rupestres, en 2006 se creó el Centro de Interpretación de Arte Rupestre “Abrigos de la Ermita”, diseñado para acercar al visitante los numerosos restos que los abrigos atesoran. Para tal fin, se han utilizado múltiples recursos gráficos y un gran número de fotografías y calcos de las pinturas que hacen que este visitante alcance de forma muy amena, un conocimiento bastante profundo de este legado. Además, también cuenta con un juego interactivo bajo el título “Nosotros cazadores” que aparte de su parte más lúdica, nos acerca a las estrategias de caza que usaban hace 8000 años nuestros antepasados. Por lo tanto, este centro de interpretación resulta muy interesante de visitar.